Otro sábado caprichoso…

floresss

A ver Anita, para ti ¿qué sábado no es caprichoso?. Pues al paso que voy…ninguno. Pero bueno, para eso curramos toda la semana. ¿O no?. Además ahora estamos en una época muy mala para las caprichosas como yo. Pero muy mala muy mala. Salen mercadillos hasta de debajo de las piedras. Y digo mercadillos por decir algo, porque de puestos cutres que venden porquería tienen lo mínimo. Ahora si se monta un mercadillo o un outlet o un pop up store en Madrid se hace en condiciones. Yo a veces dudo de si con tanto montaje y tan poca venta les sale rentable, pero oye, da gusto ir aunque sea solo para mirar, así que aunque ellos pierdan, ¡nosotros ganamos!.

IMG_5257

IMG_5280

Una cosa muy importante a tener en cuenta cuando una caprichosa se dispone a ir a un pop up store, mercadillo o derivado: vacía la cartera que a estos sitios es mejor ir si eres pobre del todo. Porque como tengas un par de billetes en el monedero, acabas picando fijo… Lo peor es que te pillan con las cosas más inverosímiles que siempre pensaste que no necesitabas y que nunca comprarías: que si unas letras de madera para colgar en la pared, que si unos tarros de tomate frito con una etiqueta (mona monísima, eso sí) y una florecilla. Pero todo tiene su sentido…¿porqué te llevas la letra o la florecilla? Pues porque a) es de lo poco que te puedes permitir y b) es de lo poco que te cabe en casa. No nos engañemos, hermanas/os caprichosas/os, tú puedes ir todo ilusionado pensando que vas a encontrar esa mesita de 20x20cm que andas buscando para rellenar el último rincón libre de tu casa, pero no. Estos sitios venden muebles para locales grandes o casas de campo, pero claro, es sábado y tu te ves delante de una alacena preciosa de 4m de altura y no estás pensando qué narices haces mirándola embobada, no. Estás pensando en ¡cómo conseguir que tu piso gane metro y medio de altura para que quepa la dichosa alacena!. Olvidado ha quedado el rincón de 20x20cm…

Tonterías aparte yo me conformo con llevarme una cosilla de 10 euros que me puedo permitir y que hace que el rincón de tu casa en el que colocas la adquisición te parezca lo más. De hecho me paso la semana siguiente a la adquisición mirándola de reojo y pensando para mi misma: ¡pero qué bonita es! ¡qué bien hice en comprarte!. Porque no tiene mofletes, que si no se los aplastaría como las viejas (y no tan viejas) a los bebés.

El sábado pasado tuve sobredosis de boniteces: primero en El Mercado de Motores y luego en Madrid in Love. No os asustéis: el mercado de motores es un mercado vintage en un edificio antiguo de metro en la calle Valderribas 49, metro pacífico en el que puedes encontrar desde bicis vintage hasta mermeladas caseras. Hacía un día buenísimo: de estos días fríos (pero no demasiado), con sol y resultó ser el plan mañanero perfecto y todo un descubrimiento porque yo iba buscando solo bicis y me encontré desde bollos hasta los botes de flores de Elisabeth Blumen, que fue lo que acabó cayendo….

edificio metro

furgoneta

flores & mermeladas

cuadro espejo

2012-12-01 11.45.30

2012-12-01 11.45.10

bikesbikes&bread

Madrid in Love ya lo conocía y siempre me había encantado, pero esta vez han cambiado de localización y flipé. Vas tú tan tranquila por Nuñez de Balboa (bueno, nosotras tan tranquilas no íbamos, íbamos con premeditación y alevosía con el número de la calle apuntado y Elena de guía para no perdérnoslo) y, de repente, ves la entrada de un garaje más bien profundo con unas letras luminosas… ¡Entra! ¡Entra! ¡Entra!. Aquello más que una tienda me pareció un museo: alucinante. Yo sinceramente no sé cómo montan semejantes tinglados, cómo encuentran ese patio de carruajes (porque garaje no era: yo en mi garaje ando justa para no darme cabezazos con el techo y aquí cabía un cuadro de Velazquez…). Tienen muebles y objetos antiguos, espacios de “invitados”: que si flores de la florista más guay que hay, que si un puesto de Do, una tienda que hay por el barrio de las salesas que es el colmo del guayismo, que si joyería (bisutería suena fatal) de Circo… Con deciros que Elena se compró una cartera preciosa de unas hermanas que lo han dejado todo para dedicarse a hacer carteras a mano y venderlas y va la dependienta y apunta lo que nos hemos llevado en un cuaderno japonés de los que deben vender a 20 euros…creo que os lo estoy diciendo todo. También había un espacio para merendar, pero eso nos quedó como tarea pendiente para otra tarde tonta. Por cierto, están hasta el 31 de diciembre.

IMG_5246

IMG_5251

IMG_5265

IMG_5262

IMG_5261

IMG_5302

IMG_5256

IMG_5250

IMG_5260

IMG_5301

IMG_5254

IMG_5269

IMG_5255

IMG_5253

IMG_5252

IMG_5276

IMG_5266

IMG_5287

IMG_5286

IMG_5288

IMG_5290

IMG_5296

IMG_5291

IMG_5293

IMG_5297

IMG_5300

IMG_5303

IMG_5304

IMG_5306

IMG_5308

IMG_5309

IMG_5310

En un principio había pensado contaros la comida a la italiana del domingo además de los descubrimientos del sábado, pero creo que eso lo dejaré para mañana que si no al lado de tanta bonitez mi tela cutre a modo de mantel improvisado va a quedar todavía peor que en la realidad. Ah y otra cosa: ayer gracias a Elena, como siempre, descubrí Street XO. No os digo más. Tendré que volver el domingo para ver a David Muñoz en acción y llevarme la cámara porque ayer íbamos a ver Argo (totalmente recomendable) y no era plan de ir cargada. ¡Ay! suspiro suspiro…¡los sacrificios que tiene que hacer una por el blog!

IMG_5258

Anuncios