Me, Myself & My Kitchen

Categoría: ¡A juntarse!

Semana de cumples

IMG_7422img_7422
IMG_7454img_7454

Abril en casa siempre ha sido sinónimo de cumple. Cumplo yo, cumple Elena, cumple mi padre…por cumplir cumple hasta mi tia. Y todo en una semanita. ¿Lo bueno? que todos los días parecen Navidad: si no regalas, te regalan y a mí me gusta tanto lo uno como lo otro, así que yo ¡feliz!. ¿Lo malo? que si te hace ilusión buscar un regalo especial, o preparar algo especial para comer o cenar, NO TE DA LA VIDA.

Por eso hay que buscar soluciones con una buena relación “calidad-tiempo empleado” y encontrar la forma de que queden lucidas. En mi caso las soluciones fueron una comida para mis padres el día del cumple de mi padre y un desayuno un poco especial para Elena el día de su cumple. El desayuno realmente fue una tontería pero es lo de siempre: si te paras a pensar un minuto, seguro que se te ocurre una forma de hacer algo distinto en el mismo tiempo que tardarías en hacer lo de todos los días. Vayamos por partes y siguiendo el orden cronológico de las cosas que por algo Rober cumple antes que Elena, aunque solo sea por un día.

IMG_7381img_7381

IMG_7432img_7432

IMG_7428img_7428

IMG_7389img_7389

Probablemente os pase como a mí: con tantas idas y venidas a mis pobres padres llevamos una época que los tenemos un poco abandonados. Te llaman y tienes el móvil silenciado, no puedes quedar porque ya has quedado o tienes esto o tienes lo otro, y al final, solo acabas llamándoles tú (con vocecita, eso sí) cuando te toca pedirles algo. Lo reconozco, los hijos somos unos ingratos. Pero como un padre y una madre lo perdonan todo y no solo eso, sino que valoran cualquier cosita que hace un hijo como si fuese algo fuera de lo normal y además se encargan de que todos sus amigos se enteren, decidimos invitarles a comer a casa.

Como Rober se ha vuelto fan de la comida italiana y mucho tiempo no tenía porque también tenía que comprar el regalo de Elena para el día siguiente, tiré por lo fácil: una ensalada caprese tuneada, unos espárragos trigueros cocidos con una vinagreta con vinagre y mostaza, unos fusilli con calabacín y de postre unas fresas maceradas con vinagre de módena, azúcar y romero. La mini bandeja de pasteles que trajo Elena debo reconocer que tampoco nos vino mal. El “tuneo” de la caprese consiste en mezclar tomates crudos con estos tomates asados que últimamente le echo a TODO, y en añadir unas almendras picadas y alguna hoja de verde. Los espárragos cocidos son la típica cosa que parece más de madre (plancha= joven, cocer=madre), pero que con una vinagreta con un poco de gracia están bien buenos y los fusilli son básicamente una variación de la pasta que hago normalmente con verdura con la excepción de que en lugar de cortar el calabacín lo rallo. Son muy fáciles de hacer y es increíble la cantidad de sabor que consigues en muy poco tiempo, así que en serio, esta receta es de las que os tenéis que apuntar.

IMG_7426img_7426

IMG_7429img_7429

IMG_7414img_7414

Si además de cocinar un poco encima usas la tela que había comprado Elena para hacer un delantal y que es un lino en tonos grisaceos mono monísimo, pones un bote de mermelada con un par de florecillas silvestres y tienes la mesa puesta para cuando llegan, ¡encantados de la vida!

Y ¿el desayuno para Elena?. Pues el desayuno quedó más lucido porque iba acompañado de algún que otro regalito, pero oye, en este mundo en el que a veces, por no perder tiempo ni desayunas en casa, que alguien que está de vacaciones se levante cuando tú te levantas para ir a trabajar ya es algo. Si encima te hace un zumo de naranja, un café (ah no, que Elena toma un té asqueroso que no hay quien se trague y que debe ser e último recurso de las bulímicas cuando no pueden vomitar) y una “french toast” con unas fresas, ya el día se empieza  de otra manera. Al final se lo comió tan rápido (y yo la mía correspondiente), que no hicimos fotos. La receta oficial la podéis encontrar en infinidad de páginas porque está más visto que el tebeo, pero yo ya ni las miro: mezclo un huevo con algo de leche en un plato hondo hasta que tiene un color ni de leche ni de huevo, añado un poco de canela, dejo las rebanadas de pan de molde (eso sí, gordito con miga) dentro del líquido para que lo chupe un rato. Cuando la rebanada ha absorbido suficiente líquido, pongo una sartén al fuego con un poco de mantequilla y hago la tostada hasta que quede dorada por los dos lados. Cuando está hecha llega la mejor parte: hay que rebozarla en azúcar y ¡lista para comer!

IMG_7443img_7443

IMG_7456img_7456IMG_7452img_7452

IMG_7442img_7442IMG_7448img_7448

IMG_7447img_7447

Por cierto, esa cazuela preciosa que veis en las fotos: mi auto regalo de este año. Porque si no te traen lo que pides, ¡hay que tomar cartas en el asunto!. Ah y el bizcocho que veis al lado de las fresas es un bizcocho de polenta y ruibarbo que os debo.

receta fusilli

espárragos

IMG_7383img_7383

Anuncios

Un domingo “a la italiana” pero no en casa de “la Mamma” y una de las mejores tartas de chocolate del mundo

Llevo dos semanas con esta entrada preparada pero no me apetecía publicar…A veces te pasan cosas que hacen que te des cuenta de lo que verdaderamente importa y de que publicar hoy o mañana da igual, tus ansias por acabar y publicar y poner un tick en la lista quedan relegadas a un segundo plano. Aún así también te das cuenta de que la vida sigue y cada uno tiene que hacer lo que le gusta y lo que le hace estar alegre. En mi caso una de esas cosas es esto, así que con dos semanas de retraso ahí va lo que pasó hace un par de domingos:

5323!

ensaladas2

5348!

5356!

“La Mamma” últimamente se está aficionando a esto de comer en casa de “la bambina”, o más bien, a invitar a distintos miembros de “la familia” a comer a mi casa. El domingo les tocó hacer de conejillos de indias a mis primos Dani y Betty y mi madre, aunque no hacía exactamente de anfitriona, ya se encargó de las gestiones telefónicas: con Dani, con Betty, con Elena y conmigo. A ellos no sé cuántas veces les llamaría, pero a mí en una semana….calculo que menos de 20 ni de coña. ¿Porqué? pues porque ella es una mujer ordenada, disciplinada que pone la mesa tres días antes de la comida en cuestión y que yo juraría que sabe qué va a hacer de comer antes de saber que va a montar algo y a quién va a invitar. Y yo…yo soy al revés. Cuando digo al revés digo lo completamente opuesto: no decido qué voy a hacer hasta el último momento en el que sé que encontraré una tienda abierta en la que comprar los ingredientes (a veces chinos incluidos para urgencias y olvidos de última hora).

5320!

¿La mesa? La mesa la pongo mientras estoy cocinando a todo meter y cuando quedan veinte minutos para que lleguen. Encima andando con el tiempo justo no, sino al cuello, me da por hacer monerías varias: que si menús, que si servilletas atadas con twine…que si una combinación de platos de distintos colores que quede gracioso sin que se peguen a bofetadas unos con otros…

Vamos, que tengo un problema serio con la gestión del tiempo: me pienso que llego, me tranquilizo, y al final siempre estoy a mil cosas y con la cocina como un gallinero. Porque esa es otra: no debería decirlo y debería cambiar pero hoy por hoy soy un DESASTRE en la cocina. Mi madre y Elena friegan a medida que cocinan. Yo no. Yo amontono. Amontono hasta que acabo ocupando todas las superficies libres de la cocina. Eso incluye taburetes, escaleras y lo que sea, y lo mismo me da bandeja de horno que libro de cocina, todo lo amontono, hasta que tengo la cocina llena de torres de pisa a punto de colapsarse. Y así pasa, que de vez en cuando se colapsan y por TONTA se me rompe en mil trocitos uno de los platos más bonitos que tengo. Ahora mismo el pobre está cual cenizas en una urna, metido en una bolsa de papel en el cuarto del ordenador porque me da pena tirarlo pero recomponerlo no lo recompone ni el de la catedral de aquarius.

5345!

guisantes lado

Esta vez el 90% de las llamadas de mi madre eran para ver qué traía, cómo me ayudaba, para ver que iba a hacerla caso y que iba a hacer el boeuf a la bourguignonne que hice hace un par de semanas y que todavía no he publicado porque no me ha dado tiempo. Yo, como buena hija borde contestaba: “que si mamá, trae lo que quieras, que no mamá, que no voy a hacer eso, y no, no sé lo que voy a hacer, ya veré”. Es curioso, yo cuando me porto así pienso: qué pesada es mi madre, pero cuando veo a amigas mías hacer lo mismo pienso: ¡qué desagradecida!, así que lo siento mamá: soy una borde y una desagradecida, pero es que a veces las madres sois un poco intensas y un poco controladores (desde el cariño, lo sé).

Volviendo al tema: obviamente cuando le dije que en vez de la típica carne pesada iba a hacer un menú italiano ella no dijo nada, pero noté ese tono raro que ponen las madres con el que no te están diciendo que les parece mal lo que haces pero en el fondo están pensando: “vaya mierda”. Es como el “haz lo que quieras, yo no te voy a decir lo que tienes que hacer”. Uffff eso en lenguaje de madre es el equivalente a: “si lo haces, te desheredo, pero ale, toma tú la decisión que yo no te voy a obligar”. ¡Si claro! Con la fuerza puede que no, pero las “jodías” son expertas en el arte de la guerrilla psicológica.

Llegado el momento de la verdad yo estaba a las 2.30 rezando porque fuesen del tipo de invitados que llega tarde (Dios o quien sea no me escuchó…) y haciendo raviolis como una loca, pensando que mi madre iba a tener razón y nos íbamos a quedar con hambre porque estaba intentando sacar masa de lo que me faltaba para que hubiese tres raviolis per cápita mientras voceaba a grito pelado a Elena que hiciese fotos de la mesa. Vamos que no fue mi mejor momento… Lo bueno es que entre los menús de la mesa y los raviolis home made en la cocina yo creo que Dani y Betty se entretuvieron más que si hubiésemos ido a casa de mi madre, hubiese estado todo preparado, nadie se habría podido burlar de los menús en inglés. A eso hay que añadirle la sesión fotográfica previa a la comida. Tranquilos, nada llegó a enfriarse, pero entiendo que eso no suele pasar cuando vas a comer a casa de alguien normal.

A todo esto os preguntaréis si la comida estuvo bien y si las recetas que pongo sirven de algo. Os lo resumo:

La ensalada de calabaza

Es fácil, le gusta a todo el mundo y el hecho de meter al horno la calabaza además de ser fácil y no manchar le saca ese sabor especial a la calabaza que hecha de otra manera, no consigues. Además si la metes al horno con la tarta de chocolate ni hay que sentirse culpable por el gasto de electricidad. la receta no os la voy a repetir porque ya la he puesto antes y con volver a hacerla ya he cubierto el cupo de “cansinismo” por hoy.

5343!

La ensalada templada de guisantes

Tengo que reconocer que con tanta foto y tanto me sirves, te sirvo se quedaron un poco más fríos de la cuenta: los saqué calientes, nos los servimos templados y nos los comimos…un poco menos que templados. Aún así me parece una buena opción de comer verdura y la repetiré.

guisantes3

receta guisantes

Los raviolis

Si no te importa sacar la máquina de estirar la pasta y hacer pasta fresca, ¡lánzate!. Son unos raviolis distintos, con un sabor especial, muy de esta temporada y la verdad es que al comerlos se nota mucho si son hechos en casa o si son comprados. Se monta un poco de lio en la cocina por la harina pero de verdad, son fáciles fáciles y están muy buenos.

5347!

5353!

receta pasta

La tarta de chocolate

¡Ay la tarta!. La llevo haciendo varios meses para varios cumples y sinceramente, es de las mejores tartas de chocolate que he probado. En teoría hay que hornear 3/4 partes de la masa 40 minutos, sacar la tarta, esperar a que se enfrie y, tras echar el resto de la masa, hornear otros 20 minutos para que queden dos texturas en la tarta: la de abajo más bizcocho y la de arriba más mousse, pero a mí lo que me queda siempre es la manzana de eva hecha realidad para cualquier choco adicto. La parte de dentro se queda jugosa. Y cuando sigo jugosa, digo jugosa: no como un brownie, más jugosa. La parte de fuera queda crujiente, con lo cual al comer un trozo tienes el crujiente de fuera, la jugosidad de lo de dentro…y todo esto con un sabor a chocolate que te tira para atrás porque la tartita en cuestión lleva más de una tableta de chocolate. En serio, si solo vas a hacer una tarta de chocolate en tu vida, ¡que sea esta!.

5359!

5360!

receta chocolate fudge cake

5410!

“Teanner”

teanner5

Mi querida Elena el miércoles tuvo uno de esos momentos de lucidez ocasional que la caracterizan. Inventó una palabra. Que digo una palabra, ¡inventó un concepto!. En este mundo del guarismo efímero el brunch, que se inventó (creo yo porque no estoy como para ponerme a mirar la wikipedia) hace menos de una década, parece ser que ya está “out”. Pues nada, que sepáis que se acabó la “era brunch” para dar paso a la “era teanner”. Puede que todavía no lo sepáis, puede que alguien en australia también haya llamado a la mezcla entre “tea” y “dinner” “teanner”, pero cuando el miércoles a Elenita se le ocurrió decir que porqué no hacíamos “Teanner” & James Bond ayer me entraron unas ganas irrefrenables de irme al registro de la propiedad industrial a conseguir la marca.

arriba

ladoooo

jamon8quesito

Nosotras, fieles amantes de la merienda-cena de toda la vida, nosotras que comemos cada dos horas y que en la merienda-cena encontrábamos la mejor excusa para hacer un re-desayuno, es decir, picotear de todo lo que te gusta a cualquier hora de la tarde hemos encontrado el santo grial. Como merendar se puede merendar desde las 4 de la tarde (oye, a veces comes pronto y para esa hora ya hay hambre) y cenar se puede hasta las 12, pues ale, ya tienes margen de 4 a 12 para “teannear”.

granadas0

derecho9

Ayer “teannereamos” en formato picnic con techo, es decir, en el suelo, pero en casa. Si, suena un poco cutre, pero ya no hace como para lanzarse al retiro, ni por la temperatura ni por la luz. Cuando llegaron Marta y Marina debieron pensar que se me ha pirado la pinza un poquito más de lo normal porque saqué una tela que usábamos para poner sobre un sofá y al suelo que se fue. Luego me dediqué a cubrirla con moñudas varias: que si unas velitas, unas granadas…hasta monté una mini estantería a base de una caja de vino que recogí un día delante de una tienda de vinos. De las que dejan al lado de la basura, si.

me

mermeladas7zumo

twine6

Lo mejor es que “teanner” se soluciona con una visita al mercado y poco más: un poco de pan, un par de quesos, paletilla de la buena (sabrosa y más barata que el jamón), un poco de mortadela que hacía tiempo que no tomaba y una ensaladita de tomate con aceite y orégano. Aquí tengo que hacer un inciso. A ver Ana, que si, que ponerlo todo en tablas de madera queda muy mono, pero los platos se inventaron por algo. Poner la ensalada en la tabla no fue mi mejor idea: me tiré toda la tarde pendiente del reguerillo de aceite que amenazaba con manchar la tela del sofá….lo peor es que si lo vuelvo a hacer ¡lo vuelvo a poner en la tabla fijo!

lado sal

En cuanto al dulce: un par de mermeladas para el pan (y el queso) y un bizcocho que es un cruce entre bizcocho y pudding. Como ahora estoy en racha con las ciruelas, en cuanto vi este bizcocho en este blog supe que tenía que hacerlo. Aviso a navegantes: si usáis un molde de 22x22cm o así y echáis más ciruelas de las que vienen en la receta, preparaos para hacer el trasvase con la masa sobre el papel de hornear a un molde de tamaño industrial.

El bizcocho es el típico dulce inglés: gracias a todo el azúcar en sus distintos formatos que lleva, la casa huele a gloria mientras lo cocinas. El resultado es un bizcocho muy jugoso y, sorprendentemente ligero con sabor a otoño-invierno, con ese toque especial que le da la canela y el “golden syrup”. Y si en medio de esa masa de cosas buenas te encuentras un trozo de ciruela suavecita…mmmm.

bizcocho7

receta

Sólo hay que ver el rastro rosa tan bonito que dejan las ciruelas en el papel de hornear.

restos

Os dejo la versión de Mumford and Sons de un clásico de Simon and Garfunkel. Podría pasarme la vida escuchándola….

www.vegetarianventures.com/

A Vegetarian Food Blog with a Twist of Adventure

Free People Blog

BLDG25 Blog at Free People

Green Kitchen Stories

The healthy vegetarian recipe blog

The Sophisticated Gourmet

Just another WordPress.com site

Not Without Salt

Delicious Recipes and Food Photography by Ashley Rodriguez.