Limón y tomillo

por memyselfandmykitchen

IMG_0880

Normalmente en casa cocino yo pero de vez en cuando se alinean los astros y a Elena le entran ganas de entrar en la cocina para algo más que llenar un vaso de agua. Eso pasó el primer día del año y puede que marque un cambio en sus hábitos domésticos porque parece que se le está quitando esa aversión por la cocina que solía tener y le empieza a entrar el gusanillo de los fogones.

El culpable de todo esto es Nigel Slater, un cocinero/escritor inglés que nos tiene robado el corazón (más a mí, pero oye, si Elena se anima a cocinar, por lo menos un poco le tiene que hacer gracia). Su libro “Tender”, dividido en dos tomos, uno dedicado a las frutas y otro a las verduras, es mitad enciclopedia, mitad poesía. Enciclopedia porque Nigel sabe mucho y nos lo cuenta casi todo. Poesía porque tiene una forma de escribir que te cautiva. Además de todo eso las fotos son espectaculares y distintas a lo que estamos acostumbrados. Son fotos sencillas que sospecho que se han hecho sin focos y sin artificio; más oscuras de lo normal, pero precisamente por eso, más bonitas. Pasar páginas en este libro es querer hacer toda y cada una de las recetas que aparecen. Otra cosa que me gusta mucho de Nigel es que le pasa como a mí, o más bien a mí me pasa como a él: no nos gusta seguir recetas al pie de la letra. Lees una cosa, te da una idea e innovas, o vas a hacer algo, ves que no tienes lo que pide la receta y cambias en función de tu nevera.

A lo largo del libro y de sus series de televisión, Nigel te enseña a pensar en combinaciones que funcionan y en ver por qué un plato funciona. Puede que sea por la combinación de texturas suave y crujiente, por el contraste de sabores ácido y dulce…o por una combinación de los dos.

IMG_0933

IMG_0939

IMG_0941

Queriendo contagiar a Elena mi entusiasmo por Nigel, su cocina y su jardín le puse este vídeo en el youtube el 1 de enero, aprovechando que es de esos días en los que no hay mucho que hacer y surtió efecto. Se animó a hacer este bizcocho de limón y tomillo. Sencillo pero sabroso, dulce pero con el toque ácido del limón es un bizcocho sabroso y ligero en el que el jarabe es fundamental.

IMG_0951

IMG_0953

Bizcocho de Limón y Tomillo

Para el bizcocho

200gr mantequilla

200gr azúcar de caña

100gr harina

1 cucharadita levadura en polvo

100gr almendras molidas

4 huevos

ralladura de 2 limones

1 cucharadita hojas de tomillo

Para el jarabe

4 cucharadas azúcar

el zumo de 2 limones grandes

1/2 cucharadita de hojas de tomillo

1. Precalentar el horno a 160ºC. Forrar un molde rectangular alargado con papel de horno/papel albal.

2. Batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté la mezcla pálida y esponjosa. Este paso es más fácil si la mantequilla no está muy fría. Sobre otro bol, tamizar la harina y la levadura y añadir las almendras molidas.

3. Batir los huevos y añadir a la mezcla de la mantequilla poco a poco, incorporándolos bien.

4. En un mortero mezclar la ralladura del limón con las hojas de tomillo e incorporar a la mezcla.

5. Gradualmente incorporar la harina, levadura y almendras a la mezcla.

6. Verter la masa en el molde y hornear durante unos 45 mins, hasta que un cuchillo insertado en el centro del bizcocho salga limpio.

7. Para hacer el jarabe, disolver el azúcar en el zumo de limón en un cazo a fuego moderado y añadir las hojas de tomillo.

8. Al sacar el bizcocho del horno, pincharlo con un palillo y rociar con el jarabe para que empape todo el bizcocho. Dejar que se enfríe.

IMG_0891

Anuncios