Me, Myself & My Kitchen

Mes: octubre, 2013

Zanahorias

IMG_0557

Ahora que todo el mundo está con el cuidado del pelo post–verano yo estoy a tope con las zanahorias. Vamos que me voy una semana al caribe y vuelvo negra. La cuestión es que no me voy a ir ni al caribe ni a ningún sitio parecido, lo cual demuestra que cuando yo voy el resto volvéis. Una, que le gusta ir un poco a contracorriente, por no decir un poco retrasada…

Pero vamos que me pasa con la comida y con otras cosas. Desde hace un par de semanas soy la dueña de un flamante par de  converse blancas y es ponérmelas y me siento guay. Ojo, con guay no me refiero a bien, sino a guay. Soy así de boba… Es como si estuviésemos en los 90 y yo fuese la que las estuviese descubriendo en todo el mundo. Lo peor es que siguen blancas impolutas y el dependiente me convenció para que me las comprase “tirando a grandes”. ¿El resultado? Pues el resultado es que parece que llevo un crucero con 2000 parejitas de jubilados en cada pie. Pero me da igual, porque yo voy encantada y aunque a veces me tropiezo (un pie con el otro – no me hace falta un bordillo), ande yo contenta ¡que se ría la gente!

IMG_0564

IMG_0556

Volviendo a las zanahorias, como dirían los chefs americanos hoy quería hacer zanahorias “two ways”, que queda bastante mejor que decir zanahorias “de dos maneras”.  En la cocina (y la primera en las canciones también) parece que hay dos reglas básicas: dilo en inglés y sonará mejor y haz una lista de todos los ingredientes que has usado para hacer el plato. Cuando veo Top Chef yo alucino. Te cuentan casi hasta que han usado aceite de oliva para freír las patatas. Tú lo oyes y claro, parece que te están vendiendo unas patatas de la leche cuando son las de toda la vida.

Por lo tanto y siguiendo mi propio consejo el primer “way” es una crema de zanahoria con tomillo, cebolla, eneldo y caldo de pollo. En este caso me he pasado con lo de los ingredientes y me da la sensación de que el truco tiene más chicha que hacer una lista. Lo del caldo de pollo dicho así tal cual sobra….Corregimos: crema de zanahoria con tomillo, eneldo y reducción de pollo (el caldo se reduce, ¿no?).

La cosa ya mejora cuando os confieso que en lugar de sacar la receta (con la reducción de pollo) de un libro de cocina ancestral o de una revista americana especializada llamada gourmet o saveur, la saqué del blog de una mamá bloguera que a Elena le chifla y que a mí, a pesar de estar (un poco) en contra del principio de la  mamá bloguera como concepto, he de reconocer que también: la mítica Bleubird. Un día llegó Elena a casa y me hizo una petición muy clara: “quiero la crema de zanahoria de Bleubird”. No sé si lo hizo porque la ropa no la va a conseguir ni de coña, pero yo obedezco órdenes. ¿Si además me dice que la quiere usar para bajar tres kilillos? Pues yo vuelvo a obedecer y omito la nata de la receta de Bleubird et voilà: la crema de zanahoria: sana, rica y fácil. Igual me tengo que replantear lo del principio de la mamá bloguera…. Por cierto, LA RECETA.

IMG_0545

Del “segundo way” os dejo una foto de las zanahorias rosas que vimos el domingo en el mercado que resultaron no ser zanahorias rosas sino rábanos y que no he conseguido materializar porque con este frío no me ha apetecido una ensalada de zanahoria, rábano, algo de naranja, frutos secos y lo que fuese que se me estaba ocurriendo….

IMG_0587

Unos bollos suecos y una que se pone un poco trascendental a veces…

IMG_0171

Últimamente llevo una racha vaga en el frente fotográfico. No sé si es el hambre lo que me quita las ganas de esperar a hacer la foto antes de comerme el plato humeante o si después de tanto blog y tanto pinterest lo que haces tú te parece un poco cutre y poco merecedor de una espera aunque sea de cinco minutos.

Puede que también me parezca un poco absurda esta obsesión que hay (me incluyo) por documentarlo todo. Es verdad que a todos nos gusta tener una foto de un momento para acordarnos del momento o de lo que hicimos, pero a veces parece que todo lo llevamos a extremos. Cuando el hacer la foto es lo que hay detrás de un plan o una visita, ese plan o esa visita deja de tener sentido. Hay que hacer las cosas porque te apetecen en ese momento. Si no lo ve nadie, pues que no lo vea. Si no lo cuentas en ningún sitio y no te llevas la cámara, pues mira, ¡menos peso cargarás!

IMG_0180

IMG_0178

Eso me ha pasado últimamente: sí que he cocinado y sí que he conseguido cavar y volver a cavar mi propio huerto para dejar pasar tres semanas sin poner el riego ni plantar y tener que volver a cavar otra vez, pero en ese momento no me ha apetecido quitarme los guantes, sacudir la arena y sacar la reflex. Que conste que me apetece tener una especie de diario de huerto para ir apuntando lo que voy aprendiendo, lo que tengo que sembrar en cada momento, lo que se da bien y lo que se da mal, pero el momento foto se ha restringido al móvil y a veces ni eso. He preferido hablar con el paisano o con mi vecino de huerto, que bien podía no ser muy fotografiable en su chandal del decathlon, pero que ha sido majísimo.

IMG_0163

IMG_0168

Esto es un poco incongruente con querer hacer una especie de índice de recetas y anécdotas asociadas que es, precisamente, en lo que consiste un blog de cocina, pero como creo que hay tiempo para todo, de vez en cuando con que te sobren dos bollos de una merienda para hacer una foto al día siguiente cuando estás tú sola en casa, ya vale. No hace falta parar toda la merienda (como reconozco que he hecho otras veces) para que el plato esté colocado así o asá.

Eso me pasó hace un par de semanas cuando, para rememorar nuestro viaje a Estocolmo y la ingesta diaría de, al menos, dos bollos de canela, se vinieron unas amigas (casualmente aficionadas a la fotografía) a merendar a casa. Llegaron y en lugar de ponernos a colocar la mesa con el mantel, esto así y lo otro asá sustituimos la actividad moñi por la actividad española por excelencia: el cotilleo y el marujeo. Mientras tanto los bollos, sacados del blog que yo asocio a Estocolmo, cocinándose en el horno y la casa empezando a oler a gloria bendita. En estos momentos a veces me da rabia esto de ser cocinillas. Estás en la cocina, oyes murmullos, pero ¡no te enteras de nada!. A veces hasta le pido a la gente que espere un poco y que hable de tonterías mientras estoy “de trajín” (una que es intensa para todo).

Al final pasó lo que tenía que pasar: para cuando salieron los bollos, recientes, bañados con el glaseado de azúcar que ya no me acuerdo de si llevaba la receta o no pero que yo le echo a todo bollo que sale de mi horno no nos pudimos resistir. Ni mantel ni plato ni nada. Sacamos el móvil, que en estos casos es un buen invento, y mientras nos comíamos un bollo, sacábamos la foto para la posteridad con los que quedaban.

Menos mal que sobraron dos y al día siguiente antes de liquidárnoslos para desayunar saqué un par de fotos para tener “algo con lo que dar soporte a la descripción”. La receta la tenéis aquí.

IMG_0177

www.vegetarianventures.com/

A Vegetarian Food Blog with a Twist of Adventure

Free People Blog

BLDG25 Blog at Free People

Green Kitchen Stories

The healthy vegetarian recipe blog

The Sophisticated Gourmet

Just another WordPress.com site

Not Without Salt

Delicious Recipes and Food Photography by Ashley Rodriguez.