Me, Myself & My Kitchen

Mes: junio, 2013

Un trozo del campo en la ciudad

IMG_8745
Últimamente no hago más que soñar con vivir en el campo. Siempre me ha gustado la idea de vivir en una casita con un huerto, a ser posible unas gallinas (he de reconocer que no sé si en esto de las gallinas me gusta más la teoría que la práctica), y un porche al que salir a leer después de cenar. De pequeña cuando veraneaba en una casa así me daba cuenta de que no hacía falta mucho para estar bien: nada de internet, poca tele y mucho campo. Ahora sin internet no sé si aguantaría mucho (para qué me voy a hacer la guay), pero creo que cada día necesito menos las tiendas y los restaurantes. Me siguen gustando, eso no lo niego, y lo que tengo claro es que si entro, tanto en tienda o en restaurante, pico. Ahora me apetece más llegar a casa, dejar el bolso y salir al jardín, a sentarme a leer en una hamaca, a dar un paseo o ir a regar el huerto.

Como otra cosa no, pero soñadora soy un rato ya me imagino, a la hora de cenar con una chaqueta saliendo al huerto a por las verduras que usaré para la cena que, por supuesto, cocinaré en una cocina sencilla, pero rústica, con una ventana enorme y, si da el presupuesto, un lavabo antiguo de estos de una sola pieza de porcelana, mármol, o de lo que sean esas preciosidades. La mesa la pondría en el porche en el que ya a esas horas habría una sombra agradable y un fresquito en verano que hace que te quieras poner una chaqueta encima del vestido. Después de cenar, chimenea en invierno y estrellas en verano. Vale, me estoy pasando, pero me entendéis. ¡Quiero campo!.

IMG_8744

IMG_8740

IMG_8738

IMG_8753

Mientras tanto, y hasta que me toque la lotería y haga realidad mi sueño de ir a por huevos de mis propias gallinas en camisa de cuadros y peto vaquero, yo voy a intentar traer la filosofía de la vida en el campo a la ciudad de la siguiente manera:

1. Plantando un huerto urbano. Esto ya lo dejo para septiembre, porque aunque yo en Agosto pretendo pasármelo pipa, el huerto aquí triste y solo…como que no. Hasta ahora lo único que he plantado han sido hierbas aromáticas en las ventanas, pero cuidado, que ¡este otoño Ana la agricultora viene con fuerza!. Ya os contará si no solo viene con fuerza y si llega a algún sitio…

2. Ir a la compra prestando más atención. Con esto me refiero a ir al carnicero y pescadero en lugar de comprar la carne y el pescado en el super, a comprar huevos de gallinas en libertad aunque sean un poco más caros (pensad que es menos de un euro de diferencia y en las pobres gallinitas). Lo que no hago y quiero empezar a hacer es ir los domingos a los mercados de verduras que montan en los que, en teoría, venden casi directamente los agricultores. Si pensáis que soy boba y que en lugar de los agricultores los que venden son los gitanos que les compran la fruta y la verdura, pues oye, no me importa. No veo al gitano con cámaras frigoríficas, así que más reciente que lo que solemos comprar ¡sí que será!

3. Hacer en casa desde cero cosas que sueles comprar hechas. Esto me encanta. Es como una droga. Si encima son cosas que puedes embotellar, empaquetar y que van a la despensa…¡más! Es como volver al pasado, a autoabastecernos de alguna manera. Ver cómo dos horas de tu tiempo bien empleadas crean algo que puedes guardar en un bote esterilizado que aguantará meses en un armario hasta que quieras usarlo…

Cada día tengo más claro que si no hacemos las cosas nosotros desde cero es porque no lo hemos probado. Cuando no has hecho algo nunca, te piensas que es difícil, le coges respeto y acabas optando por la vía fácil de la repisa del supermercado. Pues te juro que en la cocina nada es difícil (aparte de los “macarons” que tienen muy mala leche), que todo es cuestión de querer y de ponerle ganas, y que la satisfacción que te proporciona el hacer algo tú mismo y guardarlo en un bote en la cocina con una etiqueta es mucho mayor que la que te puede dar el viaje al supermercado. Por no hablar de los conservantes, colorantes, E-..que no te metes al cuerpo.

Empecemos por algo fácil: granola. La granola es una mezcla de cereales y frutos secos que se puede tomar con leche, yogur, o con las manos. ¿Lo mejor de todo? que la puedes hacer a tu gusto y es facilísimo, que la metes en un bote y te dura un mes (a menos que tengas a Elena en casa que la devora). Hay recetas archiconocidas como esta de Nigella, pero es de las cosas en las que es más fácil improvisar. Con tal de que mezcles copos de avena con frutos secos, algo que lo endulce y lo amalgame (miel, sirope de arce, golden syrup) y algo más que de algo de sabor y también ayude a que no se queden todos los copos sueltos como la compota de manzana o la mantequilla de cacahuete. Una vez tienes la mezcla, se mete al horno a unos 170 grados, se va moviendo, hasta que los frutos secos se tuestan y la granola quede crujiente. El tiempo, obviamente, depende de las cantidades y de lo que eches. A mí, he de reconocer que se me quemó un poco por estar a otras cosas, pero sigue estando buena. Con un poco de yogur y de mermelada casera improvisada de ruibarbo y fresa (ya os contaré) mmm está buenísima.

IMG_8749

IMG_8750

IMG_8743

Para este lote de granola utilicé un poco lo que tenía en bolsas sueltas que había que acabar, pero jugando con la idea del chocolate y la mantequilla de cacahuete. El método, casi es mejor que os fijéis en el de Nigella u otro profesional, pero es más o menos lo que os he puesto arriba. Yo creo que lo más importante es conseguir sabores que se complementen y texturas distintas gracias a los diferentes tamaños y consistencia de los frutos secos.Los ingredientes, a continuación:

Granola de chocolate y mantequilla de cacahuete

50gr avellanas

70gr nueces

20gr pipas de calabaza

1 cucharada de cacao en polvo

400gr copos de avena

3 cucharadas mantequilla de cacahuete

3 cucharadas de miel

1 cucharada de golden syrup

IMG_8756

Sacando mi lado masculino

IMG_7506

Bea se ríe cuando digo que hacer paté de pollo es algo muy masculino. Es una tontería mía llamarlo así, pero a veces parece que los blogs vegetarianos son típicamente de chicas y que los que le dan a la morcilla, las salchichas y la carne son los chicos. Como con la lectura y las películas, yo nado entre los dos mundos. Lo mismo me gusta Jane Austen que George RR Martin. Pues aquí igual: comiendo ensalada de quinoa con verduras y frutos secos me siento muy virtuosa y “moderna”, pero tengo que reconocer que donde esté una buena morcilla, un buen trozo de bacon, que se quite de en medio el mundo vegetariano.

El otro día Bea se volvía a reir cuando le decía que tengo muchas ganas de ir a una matanza. “Pero Ana, si eso es asqueroso. ¿Quieres ver la sangre saliendo a borbotones”. Pues si. Si quiero. Nunca he sido ni muy asquerosita ni muy remilgada, así que me encantaría ir a la matanza y ver qué se hace con un cerdo entero. Quiero aprender a hacer morcilla, salchichas, chorizo, jamón y ver cómo alguien es capaz de despiezar un bicho entero.

Puede sonar un poco gore, pero realmente el ejercicio de hacer algo con todas las partes del animal es la única forma de respetarlo y de, ya que hay que matarlo, sacarle el máximo partido. Además significa aprender a aplicar casi todas las técnicas que existen a un mismo animal y solo me imagino la satisfacción que debe dar ver en tu garaje una fila de salchichón, chorizo, salchichas y morcillas colgadas, separadas unas de otras, eso sí, con nudos de “twine”  blanco y rojo.

IMG_7511

IMG_7509

IMG_7507

Como las matanzas tengo entendido que en pleno verano no se hacen, lo que sí puedes hacer en cualquier época del año es paté con el hígado de un animal. Para uno de los talleres de Kinfolk preparé uno de pollo y además de estar buenísimo, es un plato muy barato que aprovecha los hígados de pollo que, sinceramente, casi nadie quiere. He de reconocer que el momento de ir a la compra y de desembalar aquello una vez llegué a casa me daba un poco de respeto. No os voy a engañar. Hasta el pollero los cogía con unos guantes y los hígados no son la cosa más bonita del mundo. De hecho cuando te los venden vienen con el corazón y con alguna cosa más, así que por un lado hay que tener en cuenta que al limpiarlos se quedan en mucho menos de lo que has comprado y, por otro, eso, ¡que hay que limpiarlos!.

En cuanto me puse a limpiar el segundo ya superé mis ascos y mis reservas y andaba tan feliz, limpiando, cortando y preparando los hígados para su delicioso destino. La receta que usé la saqué de la página de Jamie Oliver y cuando busqué me dio la impresión de que, mientras los franceses se centran en los foies de pato y de oca, mis amigos los ingleses son los amantes del paté de pollo. La clave de todas las recetas está en darle un sabor más agradable al hígado a través de hierbas aromáticas, bastante sal y pimienta. La verdad es que la transformación es increíble. La textura del paté queda súper suave y cremosa.

Además para que el paté dure unos días en la nevera hay que cubrirlo con una grasa (en esta receta mantequilla) y esa parte ya es la guinda sobre el pastel: puse unas ramitas de tomillo entre el paté y la grasa que lo cubría y pude ver como esos hígados feos y un poco asquerosos se convertían en una cuasi pieza de museo con una pinta de lo más profesional gracias a ese toque final.

No voy a ser pesada, pero ¿os acordáis de que me paso el día diciendo que lo mejor del mundo es hacer tú mismo cosas que se venden? Pues este paté casero es un ejemplo perfecto de eso mismo. Con la ventaja de que sabes lo que lleva y de que todo lo que hace uno mismo ¡siempre sabe mejor!

IMG_7513

Si queréis ver fotos de cómo queda cuando la mantequilla se solidifica, podéis ver las preciosas fotos que hizo Mònica Bedmar  durante el taller de flores de abril. Aquí tenéis una, otra, y una tercera en la que solo se ve un poco de paté, pero en la que aparece un entrante del que tengo pendiente hablaros desde hace meses…

Paté de Hígado de Pollo de la vieja Escuela

(adaptada de una receta de Jamie Oliver)

300gr mantequilla (tranquilos, no te la comes toda)

2 chalotas

2 dientes de ajo

400gr hígados de pollo, limpios

1 vaso pequeño de brandy

tomillo fresco

aceite de oliva, pimienta y sal

1. Precalentar el horno a unos 225ºC. Poner la mitad de la mantequilla en un recipiente resistente al horno y meterlo al horno para que la mantequilla se derrita y se separe (unos 10 mins). Colar la mantequilla sobre un bol aparte que reservaremos. En el colador se quedan unos trozos de mantequilla más blanquecina. Eso se puede tirar.

2. Poner un poco de aceite en una sartén y pochar las chalotas y el ajo durante unos 10 mins con un poco de sal, hasta que estén blandos y un poco dorados. Apartar del fuego llegados a este punto y reservar en un plato. Limpiar la sartén con un poco de papel de cocina, subir el fuego y saltear los hígados con un par de ramilletes de tomillo picado. Cocinar los hígados durante unos minutos en cada lado, hasta que cojan algo de color, pero manteniendo el interior rosado. Si nos pasamos cocinándolos en este punto el paté no quedará tan suave.

3. Añadir el brandy y dejar que se reduzca durante un minuto o dos. Echar la mezcla en un vaso batidor (yo uso el complemento que viene con el minipimer) con las chalotas y el ajo cocinados. Triturar hasta que quede un puré suave, añadir la mantequilla que quedaba (derretida) y seguir batiendo/triturando. Añadir sal y pimienta, si hace falta más tomillo picado e ir probando hasta que quede como te gusta.

4. El paté ya está hecho. Solo queda ponerlo en recipientes pequeños (tipo ramekins), colocar unas ramitas de tomillo para decorar y verter la mantequilla derretida clarificada (la que colamos en el paso 1) hasta cubrir toda la superficie y meter en la nevera. Recié hecho está bueno, pero si se deja un par de días en la nevera está mejor porque da tiempo a que los sabores se desarrollen. Sobre un trozo de pan tostado calentito está para morirse.

La combinación perfecta

IMG_7748IMG_7747

Este año gracias a los talleres Kinfolk que estamos organizando Elena y yo estoy teniendo la excusa perfecta para dar rienda suelta a la fábrica de dulces. Normalmente tengo un debate interno de angelito bueno-angelito malo que va más o menos así: “venga Ana, estás echando culo, haz unos filetes de pollo a la plancha con una ensalada de lechuga para comer y déjate de innovar”, a lo que responde el angelito malo (o bueno, dependiendo de cómo lo mires): “Ana llevas un mes sin actualizar el blog, un filete de pollo no da ni para una línea. ¿Has visto esas galletas de dulce de leche o esa ensalada con bacon, queso, frutos secos y una vinagreta de grasa pura?”. Al final suele acabar ganando el angelito malo, no solo por el blog sino porque a todo el mundo le gusta el bacon, el queso y cambiar un poco.

Estos dilemas se resuelven cuando sabes que no eres la única que te lo vas a comer todo. Saber que va a haber más de diez personas a las que alimentar y que puedo buscar y buscar recetas sin limite de calorías es el paraíso. El único problema es elegir entre tanta cosa buena. Hablando así parezco una granjera francesa que se dedica a engordar a patos y ocas para sacar foie, pero seguro que me entendéis.

IMG_7743

IMG_7753

IMG_7749

Al final me paso una semana (o dos) pensando en bizcochos, galletas, tartaletas (normal que tenga hambre a todas horas) y no me acabo de decidir hasta que es el día antes del taller y o me decido o nadie come nada. Uno de esos días decidí hacer una receta sencilla de “shortbread cookie”, unas galletas escocesas que son súper sencillas y que están buenísimas gracias a la generosa cantidad de mantequilla que llevan que hace que se te deshagan en la boca. Pero claro, unas galletas de mantequilla solo, así tal cual..como que no. ¿Y si le pongo unas semillas de amapola a la masa?. Por lo menos quedarán monas, ¿no? ¿y rellenas de dulce de leche?. Rellenándolas de dulce de leche hasta si junto dos obleas de las que te dan en misa, te va a saber a gloria, así que ¡adelante!.

Buff…momento de inspiración divina fue aquello. DIVINA. Las semillas de amapola no solo hacen que las galletas sean monas. No no, las semillas de amapola consiguen que, según muerdes la galleta que se medio derrite en tu boca y llegas al dulce de leche cremoso, notes unos puntitos crujientes…¡te mueres!. En serio, ya sé que digo que todo está bueno, que todo es fácil, pero estas galletas si compras el dulce de leche son una auténtica chorrada. Y por favor, comprad las semillas de amapola. No os penséis que es una tontería gourmet o de niña pija que quiere que las galletas tengan lunares.

Shortbreads con Semillas de Amapola y Dulce de Leche

La receta de la masa la saqué de esta página que, aunque no parezca lo más glamuroso del mundo, tiene recetas bastante buenas. Allí proponen rellenar las galletas con mermelada, así que cada uno que las adapte a su gusto: mermelada, nutella, dulce de leche… Las cantidades también las podéis adaptar en función de las que queráis hacer. Con estas cantidades salen bastantes (el número exacto depende del tamaño del cortador que uséis). En Joy of Baking dicen que con estas cantidades haces 12 sandwiches de galletas, pero a mí me debió salir el doble.

260gr harina

1/4 cucharadita sal

226gr mantequilla

60gr azúcar glas

1 cucharadita extracto de vainilla/ dos cucharaditas de semillas de amapola

dulce de leche para rellenar las galletas

1. Batir la mantequilla hasta que esté cremosa (a mano o con un robot). Para facilitaros el trabajo conviene sacarla de la nevera un par de horas antes para que esté blanda.

2. Añadir el azúcar, el extracto de vainilla (si se usa) y la sal y seguir batiendo.

3. finalmente añadir la harina y las semillas de amapola y mezclar hasta que forme una masa. Envolver en papel film y guardar en la nevera durante al menos una hora. Lo de guardarlo en la nevera es para que la mantequilla se endurezca, así que si no os da tiempo a que sea una hora, la clave es que podáis manejar la masa.

4 Pasado ese tiempo, precalentar el horno a 180ºC, sacar la masa de la nevera y, sobre una superficie con un poco de harina, extender la masa hasta un grosor de unos 5mm-1cm y cortar las galletas con un cortapastas con la forma que queráis.

5. Hornear durante unos 8-10 minutos, dependiendo de lo grande que sean las galletas, pero básicamente hasta que estén doradas.

6. Dejar enfriar y montar los sandwiches uniendo dos galletas con una cantidad generosa de dulce de leche a modo del mejor pegamento del mundo.

IMG_7750

Un reto y una ensalada de lentejas

IMG_8085

IMG_8082

El otro día se me ocurrió un reto. No sé si por vaga o por el hecho del reto en sí. Consistía en que Elena pasase por el mercado antes de venir a casa y cogiese, al azar, o por lo que le llamase la atención en ese momento, unas cuantas cosas en el mercado. Con esos ingredientes yo haría la cena en menos de media hora. Para que el reto además no nos hiciese sentirnos culpable había pensado en centrar su atención en el mercado en el puesto de verduras. Iba a ser una forma de intentar comer mejor: no solo comer verduras, sino verduras frescas y no restos semi resquebrajados que llevan un mes en la nevera, y de inventar recetas sobre la marcha.

¿El fallo? que para cuando Elena sale del despacho…ni verduras ni torreznos ni he aguantado yo sin cenar, así que mi brillante plan parece que se va al traste. ¡Con lo encantada que estaba yo con mi idea!. No sé si bajar con los ojos cerrados a la frutería, que me de cuatro vueltas el frutero hasta que me maree, y señalar hacia tres puntos para elegir al azar los ingredientes de lo que será mi cena. LO tengo que meditar…

IMG_8090

IMG_8092

Mientras tanto lo que sí os puedo enseñar es una ensalada de lentejas que está buena. Parece una frase tonta, pero ojo, no lo es. Llevo AÑOS queriendo hacer una ensalada de lentejas buena, pero o las lentejas no quedan bien cocidas, o el aliño no me gusta…no sé…debe ser mi naturaleza puñetera que se empeña en intentar conseguir lo que parece imposible. La solución a todas mis penas la encontré en el libro de Ottolenghi que hace que te den ganas de coger un vuelo a Londres solo para ver esos mostradores con esas montañas de comida que te llaman sin parar. Como los billetes de avión están un poquito caros lo que sí puedes hacer es arrasar en el mercado comprando verduras y hacer alguna de sus ensaladas para llevarte al trabajo de tupper, ya que muchas de las cosas que tienen son para comer a temperatura ambiente.

Esta ensalada en concreto está buenísima: no es ni demasiado fuerte ni demasiado ligera. El bacon y el queso he de reconocer que ayudan, pero definitivamente lo que creo que es la clave es ese aliño a base de chalotas, aceite y vinagre que hace que el plato sea súper sabroso. De hecho el día que la probé hubo más conejillos de indias que estaban dispuestos a que no les gustase nada, pero a los que les gustó.

¡Así que no hay excusas! Mientras yo me debato entre el experimento de taparme los ojos en la frutería o preparar algún tupper para luchar contra los muslos prominentes que se me están poniendo gracias a la comida del comedor del trabajo, os dejo hacer la ensalada. Además…si este año no va a hacer calor hasta septiembre, esta ensalada ¡deja de ser una opción solo de invierno!.

Ensalada de Lentejas, Bacon y Gorgonzola

(para 2-4 como entrante)

Yo adapté un poco la receta a lo que tenía: en lugar de echar cerezas ácidas secas eché pasas, y creo que el punto dulce le venía bien, así que cada uno que innove en función de sus gustos. Todavía no soy una experta en lentejas pero me da la impresión de que el tiempo de cocción varía de unas a otras, con lo cual recomiendo las lentejas verdes y no las del puchero de lentejas de toda la vida, pero si alguien es más entendido/a en estos lares, que se guíe por su instinto. Por último pongo las cantidades exactas que vienen en el libro pero yo estas cosas prefiero hacerlas a ojo.

125gr lentejas verdes (puy lentils)

2 hojas de laurel

2-3 chalotas (también valen cebollas – menos, lógicamente)

3 cucharadas de agua

1 cucharadita de azúcar

60gr pasas

70ml vinagre de vino tinto

8 lonchas de bacon

80gr espinaca baby

120gr queso gorgonzola

aceite de oliva, sal y pimienta

1. Lavar las lentejas con agua fría y escurrir con un colador. Echar en un cazo con suficiente agua para cubrirlas tres veces, añadir las hojas de laurel, calentar el agua hasta que hierva y, tras bajar el fuego, dejar que se cuezan durante unos 20 mins, hasta que estén “al dente”.

2. Mientras tanto, hacer la salsa: cocinar las chalotas en una sartén con un poco de aceite y un poco de sal a fuego medio hasta que estén blandas y doraditas. Añadir el agua, azúcar, pasas y vinagre y dejar reducir unos minutos hasta que la salsa quede espesa. Salpimentar.

3. Cuando las lentejas estén hechas, colarlas y echarlas inmediatamente en el cazo con la salsa para que absorban todo su sabor. Remover, probar y ajustar la sal otra vez. Tener en cuenta que luego añadiremos el queso y el bacon que son salados. Dejar a un lado a que se enfrie.

4. Freir el bacon y colocar en un plato con una servilleta para que absorba el exceso de grasa.

5. Cortar el bacon en trozos y añadírselo a las lentejas, junto con las espinacas baby y los trozos de queso gorgonzola.

IMG_8071

www.vegetarianventures.com/

A Vegetarian Food Blog with a Twist of Adventure

Green Kitchen Stories

The healthy vegetarian recipe blog

The Sophisticated Gourmet

Just another WordPress.com site

Not Without Salt

Delicious Recipes and Food Photography by Ashley Rodriguez.