Me, Myself & My Kitchen

Mes: mayo, 2013

Elena y su primer bizcocho

IMG_8334

Estrictamente el primero primero no es, pero esta mañana, cuando me ha dicho que hiciera un bizcocho para merendar en casa de una amiga y, tras pensarlo un poco, ha decidido hacerlo ella…¡me ha encantado!.

No hay nada mejor que ver que la gente que nunca ha cocinado se va animando, así que aprovechando la ocasión he decidido documentarlo.

IMG_8109

IMG_8110

¿La receta elegida? Un bizcocho de plátano con aceite de oliva, trozos de chocolate y un toque de limón del blog 101 cookbooks. ¿Otro bizcocho de plátano Ana? Pues sí. Cuando veáis las fotos de Heidi (qué confianzas…) y lo fácil que es la receta (aquí), entenderéis por qué hay que hacer una vigésima versión del mítico “Banana Bread”. Si además te sirve de excusa para sacar del armario el molde que más te gusta y que mejor se presta a hacer bizcochos con baño de azúcar y, en este caso, limón, pues mejor que mejor. Si no tienes un molde de estos, lo siento mucho, porque al ver la preciosidad que sale del horno y cómo cae ese baño por las esquinas y los montículos del bizcocho, vas a sentir un deseo irrefrenable de comprarte algo que antes de ver las fotos (las de Heidi, las mías son mucho más normales) no sabías que querías.

IMG_8131

IMG_8149

IMG_8147 IMG_8224

IMG_8133

IMG_8113

IMG_8126

IMG_8120

IMG_8208

IMG_8205

IMG_8185

IMG_8194

IMG_8172

IMG_8169

IMG_8163

IMG_8229

IMG_8252

¿El making of? Entretenido: decidí dejarla volar libre como un pajarillo y, tras colgar la receta en la pared para que la tuviese a mano, (y que no se ensuciase), me limité a observar, hacer fotos y comentar solo cuando hacía falta. Y un poco de falta sí hizo. Mi querida Elena, cuando lee una receta parece que se toma las cosas muy a pecho y si ella lee que hay que cortar el chocolate en trozos grandes, ¡trozos grandes que corta!. Y cuando digo grandes me refiero a unos 25 gramos por trozo. Vamos, que en todo el bizcocho debía haber 4 tropezones de chocolate. Por eso le tocó sacarlos de la harina y volver a darle al cuchillo.

Otro momento crítico fue a la hora de mezclar los ingredientes líquidos con los secos. No sé por qué debemos sentirnos realizados al remover una mezcla como si no hubiese un mañana, pero si en la receta pone que mezcles los ingredientes JUSTO hasta que se hayan mezclado, es por algo. Para el que no ha leído muchas recetas puede parecer una tontería, pero si mueves mucho un bizcocho una vez tienes el elemento que va a darle aire a la masa (la levadura, el bicarbonato o los huevos), cuanto menos muevas la masa, menos mazacote quedará el bizcocho. Por eso es importante conocer el por qué (más o menos) de cada paso. Así podrás saber cuales te puedes saltar y cuales no.

La etapa horno y el momento “está no está” resultó bastante fácil. Hubo algún momento dubitativo del tipo: “el cuchillo está un poco sucio por los trozos de chocolate derretido o porque el bizcocho no está hecho”, pero la susodicha lo sacó en el momento perfecto y, pasado el tiempo de enfriamiento, que siempre es lo que más cuesta aguantar, lo cubrió con un baño de azúcar y limón. Hecho esto solo quedaba empaquetarlo y llevarlo a la merienda donde unas pajarillas lo esperaban ansiosas.

IMG_8281

IMG_8282

IMG_8257

IMG_8278

IMG_8288

IMG_8291

IMG_8304

IMG_8311

IMG_8315

IMG_8319

IMG_8327

IMG_8335

Anuncios

Semana de cumples

IMG_7422img_7422
IMG_7454img_7454

Abril en casa siempre ha sido sinónimo de cumple. Cumplo yo, cumple Elena, cumple mi padre…por cumplir cumple hasta mi tia. Y todo en una semanita. ¿Lo bueno? que todos los días parecen Navidad: si no regalas, te regalan y a mí me gusta tanto lo uno como lo otro, así que yo ¡feliz!. ¿Lo malo? que si te hace ilusión buscar un regalo especial, o preparar algo especial para comer o cenar, NO TE DA LA VIDA.

Por eso hay que buscar soluciones con una buena relación “calidad-tiempo empleado” y encontrar la forma de que queden lucidas. En mi caso las soluciones fueron una comida para mis padres el día del cumple de mi padre y un desayuno un poco especial para Elena el día de su cumple. El desayuno realmente fue una tontería pero es lo de siempre: si te paras a pensar un minuto, seguro que se te ocurre una forma de hacer algo distinto en el mismo tiempo que tardarías en hacer lo de todos los días. Vayamos por partes y siguiendo el orden cronológico de las cosas que por algo Rober cumple antes que Elena, aunque solo sea por un día.

IMG_7381img_7381

IMG_7432img_7432

IMG_7428img_7428

IMG_7389img_7389

Probablemente os pase como a mí: con tantas idas y venidas a mis pobres padres llevamos una época que los tenemos un poco abandonados. Te llaman y tienes el móvil silenciado, no puedes quedar porque ya has quedado o tienes esto o tienes lo otro, y al final, solo acabas llamándoles tú (con vocecita, eso sí) cuando te toca pedirles algo. Lo reconozco, los hijos somos unos ingratos. Pero como un padre y una madre lo perdonan todo y no solo eso, sino que valoran cualquier cosita que hace un hijo como si fuese algo fuera de lo normal y además se encargan de que todos sus amigos se enteren, decidimos invitarles a comer a casa.

Como Rober se ha vuelto fan de la comida italiana y mucho tiempo no tenía porque también tenía que comprar el regalo de Elena para el día siguiente, tiré por lo fácil: una ensalada caprese tuneada, unos espárragos trigueros cocidos con una vinagreta con vinagre y mostaza, unos fusilli con calabacín y de postre unas fresas maceradas con vinagre de módena, azúcar y romero. La mini bandeja de pasteles que trajo Elena debo reconocer que tampoco nos vino mal. El “tuneo” de la caprese consiste en mezclar tomates crudos con estos tomates asados que últimamente le echo a TODO, y en añadir unas almendras picadas y alguna hoja de verde. Los espárragos cocidos son la típica cosa que parece más de madre (plancha= joven, cocer=madre), pero que con una vinagreta con un poco de gracia están bien buenos y los fusilli son básicamente una variación de la pasta que hago normalmente con verdura con la excepción de que en lugar de cortar el calabacín lo rallo. Son muy fáciles de hacer y es increíble la cantidad de sabor que consigues en muy poco tiempo, así que en serio, esta receta es de las que os tenéis que apuntar.

IMG_7426img_7426

IMG_7429img_7429

IMG_7414img_7414

Si además de cocinar un poco encima usas la tela que había comprado Elena para hacer un delantal y que es un lino en tonos grisaceos mono monísimo, pones un bote de mermelada con un par de florecillas silvestres y tienes la mesa puesta para cuando llegan, ¡encantados de la vida!

Y ¿el desayuno para Elena?. Pues el desayuno quedó más lucido porque iba acompañado de algún que otro regalito, pero oye, en este mundo en el que a veces, por no perder tiempo ni desayunas en casa, que alguien que está de vacaciones se levante cuando tú te levantas para ir a trabajar ya es algo. Si encima te hace un zumo de naranja, un café (ah no, que Elena toma un té asqueroso que no hay quien se trague y que debe ser e último recurso de las bulímicas cuando no pueden vomitar) y una “french toast” con unas fresas, ya el día se empieza  de otra manera. Al final se lo comió tan rápido (y yo la mía correspondiente), que no hicimos fotos. La receta oficial la podéis encontrar en infinidad de páginas porque está más visto que el tebeo, pero yo ya ni las miro: mezclo un huevo con algo de leche en un plato hondo hasta que tiene un color ni de leche ni de huevo, añado un poco de canela, dejo las rebanadas de pan de molde (eso sí, gordito con miga) dentro del líquido para que lo chupe un rato. Cuando la rebanada ha absorbido suficiente líquido, pongo una sartén al fuego con un poco de mantequilla y hago la tostada hasta que quede dorada por los dos lados. Cuando está hecha llega la mejor parte: hay que rebozarla en azúcar y ¡lista para comer!

IMG_7443img_7443

IMG_7456img_7456IMG_7452img_7452

IMG_7442img_7442IMG_7448img_7448

IMG_7447img_7447

Por cierto, esa cazuela preciosa que veis en las fotos: mi auto regalo de este año. Porque si no te traen lo que pides, ¡hay que tomar cartas en el asunto!. Ah y el bizcocho que veis al lado de las fresas es un bizcocho de polenta y ruibarbo que os debo.

receta fusilli

espárragos

IMG_7383img_7383

Mayo y la tranquilidad de no tener deberes

¡Gracias Mayo! Gracias por tener tantos días de fiesta que, gracias a trabajar en una empresa en la que los puentes sí existen y a veces se convierten en acueductos, significa que puedo descansar. ¡Por fin!. Que conste que la mayoría de las tareas que me tienen hasta arriba me las busco y auto impongo yo. Al final creo una especie de lista de “deberes” con fechas límite de cumplimiento que, irremediablemente, casi nunca cumplo.

¡Se acabó! Este puente me voy a dejar de deberes y de tonterías y voy a dedicarme a hacer todas esas cosas que no puedes hacer cuando tienes que ir a trabajar, hacer 4 tandas de galletas distintas para llevar al trabajo el día de tu cumpleaños para que haya variedad, dar clase de pilates (recibir quiero decir), ir a recoger a no sé quién a no sé dónde, etc etc. Además mi casa lo agradecerá porque con tanta actividad suele acabar hecha una leonera…

Ahí va mi lista:

1. Hacer ramos con las flores que sobraron del taller del domingo y repartirlos por toda la casa en vasos, tazas…

IMG_7551

IMG_7548

IMG_7667

IMG_7578

2. Secar algunas de esas flores metiéndolas entre hojas de cuadernos y poniendo peso encima o simplemente colgándolas de una cuerda en la pared de una habitación.

la foto-1

la foto-6

3. Probar los trucos que nos enseñó Mònica en el taller del domingo…nos queda mucho, pero vamos intentándolo y Elena a este paso se va a volver una virtuosa de la fotografía

IMG_7561

IMG_7562

IMG_7568
4. Ver tranquilamente los capítulos que me quedan de la serie británica del chef Hugh Wittingstall que me tiene enamorada: “Tales from River Cottage”.

5. Tumbarme, sin miedo a quedarme dormida, leyendo y saboreando el último libro de la serie “The Wheel of Time”. Sí, una tiene su lado friki rollo Señor de los Anillos, Canción de Hielo y Fuego y os aseguro que si vosotros/as no lo tenéis es porque no lo habéis probado.

6. Cocinar con tranquilidad y escribir alguna entrada en el blog (tick: cumplido).

IMG_7610

la foto-3

IMG_7624

IMG_7627

la foto-2

7. Hacer una escapada al campo.

campo

campo8

campo10

campo7

campo5

campo 4

(fotos sacadas de Pinterest)

8. Buscar canciones de las que te enganchan tanto que las tienes que poner “en repeat” hasta aburrir a todo el que te rodea. Como la que sigue, ¡pero nuevas!

www.vegetarianventures.com/

A Vegetarian Food Blog with a Twist of Adventure

Free People Blog

BLDG25 Blog at Free People

Green Kitchen Stories

The healthy vegetarian recipe blog

The Sophisticated Gourmet

Just another WordPress.com site

Not Without Salt

Delicious Recipes and Food Photography by Ashley Rodriguez.