Un picnic más veraniego que primaveral y el ser tía por un rato

por memyselfandmykitchen

IMG_7088img_7088

Ayer tuve la brillante idea de montar un picnic en el retiro. Digo brillante y no original porque parece que era el plan elegido por la mitad de la población de la capital, de la comunidad autónoma y si te descuidas de los guiris. Debe ser que tanta lluvia nos ha dejado trastornados y con un rayo de sol que vemos nos volvemos como los ingleses o los alemanes (menos por lo de quitarnos la ropa y bañarnos en fuentes públicas…por ahora…). Eso sí, he descubierto que hay muchos tipos de picnics: sencillos (bocata y toalla en el suelo o ni eso), domingueros (mesas, sillas, tortilla de patata, casera (la bebida, no que la tortilla esté hecha en casa), pijos (con tacones, gafas de sol y la poca comida que hay, comprada en Mallorca) y, finalmente, los que a mí en particular me parecen un despropósito: con el polo de hackett y la copa de balón en la mano a las 5 de la tarde rodeado de niños “inocentes” correteando…

Como parecía requisito indispensable llevar niños para que ayer te dejasen entrar en el retiro, eché mano de mi amiga Beita y sus retoños: Hugo & Ingrid para que nos dejasen pasar al resto. Si no es por ellos veo que me quedo con el carro de la compra en la puerta. SI si, lo habéis leído bien: aquí una servidora no sabe hacer picnics de los mencionados en el párrafo anterior. Yo solo sé hacer picnics de motivados. ¿Eso qué es? Pues un picnic con toallas monas de estas que parecen pareos, tablas de madera, platos de loza, vasos de cristal, comida home made y…ojo….¡cojines!. Lo de los cojines parece una pijada, pero en el momento siesta vienen como anillo al dedo, así que si de todo mi repertorio algo fue imprescindible, ¡fueron los cojines!.

Obviamente, y a pesar de que Elena odia el carro de la compra a muerte, yo, visto el peso de todos los enseres que había que llevar al parque, aproveché un momento que se metió en la ducha para que no me echase la bronca para meterlo todo de cualquier manera en el carro. Esa es otra: mamá, no sé por qué te entretienes tanto con el papel de periódico y los trapos, embala que te embala, si yo siempre lo meto todo de cualquier manera y hasta hoy no se me ha roto nada. Nada en el carro, en otros momentos se me ha roto casi todo…

IMG_7051img_7051

IMG_7067img_7067

IMG_7085img_7085

IMG_7091img_7091

IMG_7105img_7105

IMG_7094img_7094

IMG_7079img_7079

IMG_7070img_7070
IMG_7083img_7083
IMG_7084img_7084
IMG_7116img_7116

IMG_7114img_7114

IMG_7120img_7120

IMG_7121img_7121
IMG_7113img_7113

Como entretenimiento al margen de la comida (y la siesta) tuvimos vertiente masculina y femenina: Hugo llevó pelota de fútbol y cartas para todos los públicos (un juego que se llama uno y al que todo el mundo menos yo había jugado antes) y digamos que Ingrid se dejó querer. Se dejó querer por sus dos “monitores” Marta y Elena que hicieron que más que en el retiro Ingrid se sintiese como en un Spa. Tuvo hasta circuito y todo: primera parada “chez Elena” para una manicura y una sesión de pintalabios. Después de eso Ingrid se animó y nos anduvo pintando los labios a Bea y a mí. Digamos que los resultados no fueron tan “instagrameables”…Como segunda, o tercera estación de la gymkana, Ingrid disfrutó de una sesión de peluquería “chez Marta”. Marta es capaz de hacer trenzas de raíz, de punta, de espiga, coronas y todo lo que se te pueda ocurrir. En el caso de Ingrid: nada de dos trenzas de niña típicas. No señores, dos trenzas de raíz como Dios manda, que ni la bloguera más fashion del momento.

Ingrid, como veis en las fotos no solo es la niña más guapa del mundo sino que la muy salada posa que ya nos gustaría a muchas. Lo mismo se mete en su mundo de pintar en un cuaderno que nos tiene a todas revolucionadas pintándola, peinándola o simplemente escuchando como nos confiesa (a sus tres añitos) que a ella le gusta el chocolate, pero “el negro”. ¡Es que es guay hasta para eso!.

IMG_7126img_7126

IMG_7130img_7130

IMG_7138img_7138

IMG_7144img_7144

IMG_7166img_7166

IMG_7157img_7157

IMG_7146img_7146

Hugo el pobre, de tanta sesión de belleza pasó y se dedicó a hacerse amigo de los hijos de los transeúntes para ver si alguien jugaba con él al fútbol. Nosotras, más que por femeninas, por vagas, tirábamos por la opción fácil de pintar y peinar y aparte de jugar con él a las cartas en tema fútbol poco contribuimos…

Para comer hice algunos de los grandes hits de este año y una pequeña novedad:

Una quiche de puerro y calabacín. Ultimamente utilizo la base de la quiche y la cantidad de huevos y nata del relleno para cualquier cosa y ¡siempre sale bien!. Hasta los niños se la comían. Más que verdura parece que lleva bacon…

– Una ensalada de pera, roquefort sin las nueces. No es un nombre artístico, es que las nueces se me olvidaron…

– Una ensalada de rúcula, rabanitos y una vinagreta de parmesano, aceite y zumo de limón

Unos tomates que no sé si decir que son asados, confitados…solo sé que los eches donde los eches, le dan gracia a todo y son súper fáciles de hacer.

– Queso de cabra, jamón, pan. Esto ya no lo hice yo…

y de postre…

– Un mini bizcocho de chocolate y castañas. Porque el haberlo hecho ya unas 13 o 14 veces no es suficiente

– Unas tartaletas de fresa medio improvisadas ayer por la mañana que nos encantaron.

IMG_7188img_7188

Y ahí voy a parar hoy: a las tartaletas.¿Os acordáis de la tarta fina de manzana que le encanta a todo el mundo?. Pues yo cada día estoy más enamorada de esa masa. Ayer en lugar de cubrirla de azúcar glás y manzana, la cubrí de fresas maceradas en azúcar y vinagre de módena, espolvoreé un poco más de azúcar, y dejé caer (¡qué poético!) unos trocitos de crumble de almendra, azúcar moreno y romero por encima…El resultado: para morirse. Cada día estoy más convencida de que esta masa es el hijo bastardo del hojaldre. Los bordes, que es donde no hay ni líquido de las fresas, ni peso, suben como si fuese hojaldre estirado muy fino. Si además se carameliza un poco el azúcar en esa zona….¿salivando ya?.

El relleno de la tarta surgió porque la combinación de las fresas con el vinagre de módena es más vieja que la tarara, pero ultimamente había visto una mermelada que también llevaba romero y con lo que me gusta a mí mezclar hierbas que se usan típicamente en platos salados en postres…tuve que probar. Decidí no pasarme con el romero porque no es para todos los públicos y no se notaba mucho, pero la próxima vez (porque habrá próxima vez seré más valiente). La combinación de las fresas y el cruble me encantó: las unas suaves y con un puntito de acidez, y lo otro crujiente y con un puntito dulce.

IMG_7184img_7184

IMG_7183img_7183

IMG_7186img_7186

¿El problema? El de siempre: que cuando voy por libre y me invento una receta o adapto una conocida, ni peso, ni mido ni nada…Voy probando y más o menos parece que sale bien. De todas formas intentaré poner una guía aproximada de cómo hacerlo y cuando vuelva a improvisar PROMETO hacerlo con la balanza, el boli y el papel.

Mientras tanto ¡ahí va!

IMG_7187img_7187

receta

IMG_7058img_7058