¡Hoy tenemos invitado en casa!

por memyselfandmykitchen

Hoy tranquilos que no os voy a soltar el rollo yo. Hoy tengo un invitado y dejaré que él haga de anfitrión. En un “pueblo” plagado de ingenieros frikis que solo saben hablar de catia, nastran y el coeficiente de sustentación, recibir un email de mi invitado de hoy hablando de una panadería, un restaurante nuevo o una revista con su característica lengua viperina es un soplo de aire fresco. Y que conste que lo de lengua viperina lo digo como cumplido, no como algo malo. Por eso un día le propuse dar rienda suelta a la pluma y participar con un “algo” en mi casa. Como dije en la última entrada, aunque me costó convencerle de que escribiera algo, luego he sido yo la que se ha eternizado en publicar. Ya sé que así no va a querer colaborar nunca más, solo espero que no me lo tenga en cuenta y ¡que os guste!:

Heme aquí, frente al teclado y aún no me lo creo. Quisir; siempre he defendido que hace falta tener un punto narcisista para largarle el rollo al personal así, sin anestesia. Pero haré caso a mi anfitriona y pensaré en positivo.

No sé si será por el otoño, por la invasión de calabazas o por qué, pero el caso es que nos entró a mi dueña y a mí un mono tremendo de cinnamon raisin bread y, después de una búsqueda y un par de cambios, mi jefa de compras dio con la clave. Un clásico del otro lado del charco donde, por cierto, el otoño dura mucho más que aquí y es una estación en condiciones. Cuál fue mi sorpresa cuando un martes por la tarde, llegué a casa y me encontré la masa “estufando” sin prisas en el horno… Muy facilito; os garantizo que triunfaréis en cualquier desayuno, brunch o afternoon tea.

Cinnamon Raisin 1

Por supuesto, safety first, así que siempre con un buen mandil que pare todas las salpicaduras. ¿Faltos de inspiración delantalera? En mi top está el clásico de MUJI, sobre todo porque no se ata. Pero si lo que os va es el country folk sister Bea se lo curra con permiso del Colectivo peSeta, que se gana el puesto de honor. Molan sus proyezzztos y aunque no acabéis utilizándolas para su fin, sus fundas de Ipaz son súpermolonas. Una no sabe lo pesetera que es hasta que cruza el umbral de su cuartel general en Noviciado. Los bolsacos y derivados son terreno abonado para que mi anfitriona les dedique una entry.

Cinnamon Raisin 3

Cerrando ventanas, como diría el Dr. Otamendi, volvemos a centrarnos en el cinnamon bread. La receta es una interpretación ad-lib de una de las muchas que vuelan por la web. Un detalle importante; esta receta da muy buenos resultados amasando a mano, para las manitas que no cuentan con el desahogo de una Kitchen Aid (¡¡tsk tsk!!). La podeís encontrar en Food.com (http://www.food.com/recipe/worlds-best-cinnamon-raisin-bread-not-bread-machine-98867?oc=linkback) pero como mi anfitriona me advierte de que pasáis de convertir unidades, ya os lo doy todo majjjcadito. Recordad; 1 cup = 250ml o sea un vaso normal y corriente.

RECETA

1 1/2 cups de leche

1 cup de agua tibia

2 sobres de 1/4 onza levadura seca activada

3 huevos

1/2 cup de azúcar

1 cucharadita de sal

1/2 cup de mantequilla (que esté blandita)

1 cup de pasas

8 cups de harina

2 cucharadas de leche

1 cup de azúcar

3 cucharadas de canela molida

2 cucharadas de mantequilla, derretida

Lo primero es calentar la leche hasta que rompa a hervir, removiendo para que no se pegue. Retiradla del fuego y dejad que enfría hasta unos 50º.

A continuación disolved la levadura en el agua tibia y esperad a que se forme la espuma. Después, mezclad las pasas, mantequilla, sal, azúcar y huevos y añadid la harina lentamente. Amasad la mezcla durante unos minutos y colocadla en un recipiente untado de mantequilla. Dejad que suba hasta doblar su tamaño (1 ½ hrs aprox.), nada nuevo.

Cuando la masa esté preparada, extendedla hasta formar un rectángulo de un dedo de espesor más o menos. Humedeced la masa con un poco de leche (frotando con las manos) Mezclad el azúcar y la canela y espolvoreadlo por toda la masa.

Enrolladlo a lo largo y cortadlo en 3 trozos iguales. Cada trozo a un molde (untado de mantequilla).

Horno a 180º durante 45 min y; ¡listo! Tirado, ¿no?

La verdad es que el auténtico, el “ligítimo” es el que tiene forma de pan de molde. El rosco está ahí porque no tuvimos más remedio que utilizar más moldes ( había 2 más fuera de plano). Aunque lo avisa en la receta, un poco más de masa y acabamos como Milo, con el remo.

¿A que tiene buena pinta? Si no os podéis aguantar, hincadle el diente, pero si sois capaces de esperar al desayuno…rebanadas y a la tostadora. Nota: aunque parezca una barbaridad de azúcar intentadlo al menos con 2/3 de la cantidad sugerida. Nosotros nos asustamos, pusimos muchísimo menos y al final le faltaba un pelín de dolçor.

Espero que os haya gustado. Si no me vetan, en el próximo post migas y sericaia!

Anuncios