“Autumn is coming” y un capricho

por memyselfandmykitchen

menu

La verdad es que no, el otoño no está llegando, más bien está aquí, pero mi alma friki ha tenido que salir a la superficie en forma de oda a una de las frases más conocidas de los libros de George RR Martin “winter is coming”. Como el invierno todavía si que no está llegando pero de algún sitio hay que tirar, he metido otoño y ¡tan ricamente!.

setasssss

setas

Como dije en la primera entrada, de pequeña otoño era la estación que menos me gustaba: acababan las vacaciones, empezaba a hacer frio, los pesados de los fascículos en los quioscos…pero ahora me encanta. Este año lo he cogido con ganas y ya tenía quería ponerme medias, jerseys y cazadoras. Además hasta hace nada entrabas en las tiendas y si, habría jerseys de lana monísimos, pero ¿quién en su sano juicio se los iba a poner con los 30 graditos que teníamos fuera?. Puede que haya gente para la que estrenar algo no sea la experiencia religiosa que es para mí, pero yo si me lo compro hoy me lo quiero poner mañana. Así que Amancio, tranquilo, sé que te he tenido unas cuantas semanas abandonado, pero el sábado pasado después de ir al jardín más bonito del mundo ya te hice una visita y el otro día con Bea aunque estábamos por la zona de Sol por otros menesteres que ya os contaré, te vimos, reencarnado en tu mejor creación, ósea Zara, y no pudimos resistirnos. En teoría íbamos buscando un abrigo que le había gustado a Bea, pero no sé si es algo que solo me pasa a mi o si os pasa al resto: siempre que voy a buscar algo para otra persona eso se me resiste y ¡no hago más que ver cosas para mi!. Es como si se alineasen todos los astros. Encuentras la cazadora que Elena, experta en el mundo Amancio donde las haya, te ha dicho que está agotadísima, encuentras zapatos en los que, a pesar de ser una 41, puedes meter tu hermosura de pie, las tan preciadas camisetas blancas sencillas, sin más, que todas buscamos y nunca encontramos. Es que hasta estando parada de pie hablando un momento, te giras en el momento justo para ver en un burro medio escondido la camisa de cuadros que viste en el lookbook tiempo atrás y que inmediatamente pensaste ¡me lo pido!. Conclusión: que tú no ibas a comprar nada, pero sales con dos bolsas porque todo en una no cabe. Pero digo yo…si llega el otoño, habrá que estar preparada para recibirlo o en condiciones, ¿no?

Como he dicho antes, la semana pasada estuve en un jardin, más bien en EL jardín. Aluciné, flipé, me quedé de piedra.

IMG_3873

IMG_3818

¿Cómo es posible que haya semejante preciosidad a menos de 20km del centro de Madrid? y ¿cómo es posible que yo no tuviese ni idea?. Pues para empezar porque soy un poco cateta y bastante unidireccional: con esto de dedicarle tanto tiempo a todo lo relacionado con la cocina, ya se pueden hundir barcos por ahí y salir en todas las noticias, que yo no me entero. Mi madre de hecho me echa la bronca porque dice que no puedo andar por el mundo sin saber lo que pasa, y la mujer tiene razón pero mamá, ¡me faltan horas al día para todo!. Para seguir parece que el fenómeno conocer poco tu ciudad nos pasa a todos. Te vas a Paris y te estudias todas las calles, los museos, los monumentos y en tu propia ciudad…visitas El Prado cuando vienen amigos de fuera, el Reina Sofía, pero hay infinidad de sitios bonitos que no es que no hayas visitado ¡es que no sabes que existen!. Todos menos mi madre, que como sale con otras marujas (lo digo con cariño) a “conocer Madrid” una vez a la semana, la tía parece una enciclopedia. No ha exposición, iglesia, museo al que no haya ido. Mamá, ¡eres una mecenas de la cultura! (con una hija un poco paleta, dicho sea de paso). Pues eso, que con lo caro que está el cine y lo malas que son la mayoría de las películas, estás haciendo el tonto si no te vas a Alameda de Osuna a ver este jardín. Yo de hecho pienso ir en todas las estaciones porque seguro que hay distintas plantas en floración.

IMG_3797

IMG_3867

IMG_3859

Si es que ves algunas fotos y ¡parece la jungla!

IMG_3855

IMG_3831

IMG_3821

IMG_3801

Volviendo, o más bien empezando con el tema cocina, que es de lo que debería hablar, el otoño es temporada de setas, de manzanas y de algo calentito. Por eso me estreno en el flamante mundo de los risottos con uno que no debe ser del todo estándar, ya que está sacado del libro “30 minute meals” de Jamie. Seguro que hay risottos de chefs italianos famosos buenos buenísimos, pero desde que vi a jamie darle vueltas al arroz meloso con las setas, el parmesano derritiéndose y las setas crujientes por encima…se me hace la boca agua solo de pensarlo. Encima ¡es fácil!. El risotto que siempre me ha parecido plato de restaurante, lo puedes hacer en casa y quedar como una reina. Eso si, no creo que yo fuese capaz de hacer el risotto, un primero y un postre como hace Jamie. Será la poca costumbre…

risotto

risotto recipe

¿Y de postre? Pues de postre uno de los preferidos y más practicados por mi madre, pero con un “twist”: Manzanas asadas. En este mundo de hamburguesas y coulants en el que todos los restaurantes ponen los mismos platos, da gusto volver a lo más simple: la fruta asada.

manzanas crudas

manzanaaaa

La fruta asada es la gran olvidada de la mayoría de los restaurantes. Yo últimamente solo le veo ventajas: no engorda mucho (al fin y al cabo es fruta), consigues que una piedra que compras en el supermercado se convierta en una exquisitez y yo le veo un rollo vintage, sofisticado muy guay. Es como un postre adulto. Por eso, dejémonos de bizcochos de postre, esos son para la merienda y aprovechemos las manzanas reineta, las ciruelas y el horno que, tras el verano, ya empieza a dar gusto encender. Creo que se me ha olvidado decir que hasta el hijo tonto de Paquirrín podría hacer manzanas asadas, así que ¡no hay excusa!. Eso si, comprad manzanas reinetas para que tengan ese equilibrio justo de dulzor del azúcar que se carameliza y la acidez propia de la fruta….A este paso se me bloquea el ordenador de lo que debo estar babeando escribiendo esto.

manzanas

Dar receta para fruta asada parece hasta ridículo: en un horno medio-caliente: unos 160-180ºC mete la fruta, con algo de azúcar en el caso de las ciruelas y algo de canela (a gusto). En el caso de las manzanas corta la parte de arriba para hacer un hueco de forma cónica, pon un dado de mantequilla en el hueco, azúcar (blanco/moreno), canela si quieres, frutos secos si quieres, pasas si quieres. ¿El tiempo de horneado? Depende del tamaño de la fruta: las ciruelas en menos de media hora están, las manzanas en unos 45 minutos, pero eso se ve: cuando la fruta esté blanda y los extremos de la piel de la manzana crujientes, están hechas.

Aprovechando que empieza a hacer frio voy a coger una madeja de lana que compré el año pasado y que nunca llegó a convertirse en nada, veré algún episodio de “The Newsroom” y encenderé el horno para hacer algún bizcocho/tarta que he visto por ahí de ciruelas que es una fruta que he redescubierto desde que hice el bizcocho de chocolate almendras y ciruelas de la semana pasada y las ciruelas asadas de esta entrada.

Anuncios