Retos: Cómo llegar a la dosis diaria recomendada de fruta y verduras

por memyselfandmykitchen

Hoy voy a ser una niña buena. Después de meses y meses publicando recetas de bombas calóricas con su buena dosis de azúcar, mantequilla y chocolate me voy a estregar al “mundo verde”. Me voy a entregar escribiendo, porque luego quiero hacer un bizcocho de chocolate, con ciruelas, eso si, que tengo fichado desde hace tiempo….

No prometo llegar a la dosis diaria recomendada de frutas y verduras con esta entrada. Pero es que la dosis esa se le ha debido ocurrir a algún nutricionista chalado  que se piensa que somos vacas de 500 kilos y que nos pasamos el dia pastando: hierba por aqui hierba por allá. Vamos, es que ni aunque todo lo que me metiese en la boca durante un día fuesen frutas y verduras llegaría al dichoso CDR. Con la grasa, ves, me pasa al revés: me como un twix y tooooma, 300% de la CDR de grasas saturadas cubiertas.  A mí solo se me ocurre una forma de llegar al número de piezas de fruta al dia: a base de uvas, cerezas, y ya si me apuras, guisantes. Así si, así puedes llegarle al señor nutricionista y decirle, orgullosa perdida, que ¡te has comido nada más y nada menos que 30 piezas de fruta y solo son las 3 de la tarde! Allá él si se piensa que lo has hecho a base de manzanas…

Pues eso, que ahí van unos cuantos platitos “apañaos” que, además de llevar verde no tardas nada en hacer.

1. La Ensalada-Tartine Estrella de Jamie Oliver

Desde que le vi hacerla en un programa de los suyos mi vida ha cambiado radicalmente. La hago una o varias veces por semana. Además tiene dos formatos:

1. a) “Me veo gorda”: esos días haces el formato ensalada. Ojo, en mi caso es formato ensalada acompañada de la misma barra de pan que utilizaría en caso de hacerla en plan tostada… ¡viva el auto engaño!

1.b) “Necesito carbohidratos/Me da igual todo”: entrégate a la gula y monta la ensalada sobre una barra de pan tostado crujientito….mmm

Vais a pensar que estoy tonta porque la ensaladita no tiene ningún misterio, pero os lo juro ¡hacedla!. Solo hay que mezclar unos chiles con aceite, sal y un poco de vinagre de módena en un cuenco para hacer la vinagreta, “despedazar” la mozzarella sobre las hojas que hayas elejido, añadir un poco de ralladura de limón si te gusta, sal y pimienta y regarlo todo con la vinagreta.

2. Higos a la plancha conjamón Ibérico

El jamón va en mayúsculas ¡que se lo merece!. Esta opción light lo que viene siendo light.. no debe ser, pero están taaaan buenos… Además los higos ya pueden ser la fruta que más engorda del mundo pero, que yo sepa, siguen siendo fruta. Y el Jamón es patrimonio nacional, así que si todavía queda algún higo en alguna frutería, ¡a probar!.

3. Ensalada de rúcula, calabaza y parmesano…

…alias Ana llega a casa un día y esos tres ingredientes son lo único que hay en la nevera (no miento: LO ÚNICO). ¿Se puede decir que utilicé la imaginación para hacer una ensalada sin seguir ninguna receta? pues más bien no – junté lo que tenía y salió bien, así que si no seguir directamente una receta es crear una receta ¡ale! ¡soy inventora!

PS: a ver si me organizo un poco porque la mayoría de los blogs de cocina son el calendario de las estaciones: que empieza a haber calabaza, plato de calabaza; que empieza a haber ruibarbo, toma ruibarbo. Yo, en cambio, publico higos con jamón cuando no quedan higos en ningún sitio y tengo fotos de un “eton mess” de ruibarbo que me pareció de los postres más ricos y de las fotos más bonitas que he hecho muerto del asco en una carpeta del ordenador…

Anuncios